SEXXXO

 


El punto g

Por: Dr. Oswaldo Durán

Ha sido controversial su existencia según data en 1940 su descubrimiento por el dr. Gräfenber. Al estudiar la uretra encontró este punto, mejor dicho, zona llamada punto g.

Los médicos y científicos que afirman su existencia, la refieren como una zona erógena localizada en la pared anterior de la vagina aproximadamente un tercio hacia adentro; inclusive existe la hipótesis de que no es un punto sino un eje que comunica el clítoris, los músculos de la pared vaginal y las glándulas locales.

La controversia surge porque algunos anatomistas no han encontrado el supuesto lugar donde se ubica. Los sexólogos mencionan que ahi está. La información en la web es muy variada nada científica. Es como los mitos de tesoros perdidos, alienígenas, la Atlántida; además uno espera encontrarlo como si se tratara del botón del turbo o el nitro causando una explosión orgásmica capaz de iluminar el universo, pero esto esta muy alejado de la realidad.

Partiendo de la creencia de su existencia, manos a la obra, hay que encontrarlo; esto se hace con ayuda de la pareja; se tiende la mujer sobre la cama o lugar de preferencia: boca arriba, separando ambas piernas; se introducen el dedo medio y anular con la palma de la mano hacia arriba y levantando estos hacia uno de tal modo que quisieras alcanzar su ombligo. ¡OJO! Demasiada estimulación puede provocar sensación de ir a orinar, se dice que este es un signo inequívoco de la presencia del punto g, así que sumo cuidado con lo que haces amenos que quieras una lluvia dorada modificada, el frote debe ser delicado.

Ahora, esto fue con la mano pero ha llegado la hora del todo o nada, así que las posiciones para estimulación del punto g son: el misionero pero la variante es colocar una almohada alta debajo de su cadera. También con esta posición colocamos sus rodillas flexionadas de forma que toquen el pecho. O las piernas totalmente levantadas sobre los hombros; hay que tener cuidado con esta última porque alguien superdotado puede lastimar a la mujer; la clásica del perrito y ella arriba del hombre arquea su espalda hacia atrás esta puede ser de frente al hombre o dándole la espalda.

Recuerda que las mujeres son tiernas prefieren que les abraces les digas palabras dulces. Aunque también encontramos el extremo contrario que no es malo por cierto. Todos somos diferentes y la única manera de conseguir una relación plena es la comunicación.
Some programs were successful in training candidates in the indicated details their subjects.